¿Cómo definir las metas?


Definir una meta es el primer paso en un proceso de cambio. Saber hacia dónde se quiere ir es muy importante para que nuestro camino sea lo más rápido y directo posible.

¿Qué pasa cuando no tenemos claro hacia dónde queremos ir? ¿No podemos iniciar el proceso de cambio? En realidad sí. Para un primer paso, el saber dónde (o con quien) no queremos estar también ayuda a ponerse en movimiento.

Para definir bien las metas hay que tener en cuenta la “teoría del círculo de influencia”  (Stephen Covey). Consiste en ver si lo que pretendes modificar está dentro de tu zona de influencia, es decir, si puedes influir en su resultado. En otras palabras, si depende de ti.

O, si por el contrario, está en tu zona de preocupación.  Si está en esta zona, te generará tensión, estrés y, además, la resolución no depende de ti. Puede ser que la resolución no dependa de ti, sin embargo, la actitud que tomes ante esa situación sí. Tú decides cómo quieres tomarte las cosas.

Por ejemplo: Quieres que tu hijo apruebe todas las asignaturas. ¿Depende de ti ese objetivo? No, depende de él. Sin embargo a ti te genera estrés, frustración, tensión…

¿Qué es lo que sí depende de ti para que él apruebe las asignaturas? Tu actitud al respecto, tu comunicación con él, facilitarle herramientas, apoyo….

 

“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa:
la última de las libertades humanas.
La elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino.” 
Viktor Frankl.

Una vez que clarificada tu meta,  te ayudará dividirlo en etapas intermedias (objetivos) que te facilitarán su consecución. Cuanto más concretas, mejor.

Para convertir una meta en un objetivo, has de tener algunas premisas presentes:

  1. El objetivo ha de ir redactado en positivo. Es más eficaz decirle a la mente lo que SÍ QUEREMOS que lo que NO QUEREMOS.
  2. Ha de ser lo suficientemente preciso y concreto para que se pueda medir.
  3. Ver si con tus creencias, hábitos, actitudes es alcanzable para ti en este momento (qué tendrías que trabajar primero?)
  4. Ha de estar temporalizado. Marca una fecha de inicio y una fecha de fin.
  5. Es muy importante que sea un objetivo que te entusiasme y te beneficie.
  6. Y, muy importante también, diseñar un plan B para cuando aparezcan los imprevistos y situaciones inesperadas.

Espero que con estas pautas te sea más sencillo conseguir tus metas. Me gustará leer tus avances si lo pones en práctica ¿te animas?

Déjanos tus avances o preguntas en “comentarios”.

portada 3d e-book 3 clavesSi necesitas más ayuda, puedes adquirir ahora el e-book “3 Claves para generar cambios”. Libro de trabajo que te ayudará a implementar los cambios que quieras.

Comprar ahora

También tienes la opción de “Solicitar una sesión gratuita” conmigo donde podemos explorar qué cambio quieres hacer y hacia dónde dar el primer paso.

 

“Tu Bienestar Depende de Ti”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *